Entradas

De buena mañana. 7 de febrero. Lo siento.

Imagen
  - (De buena mañana) Lo siento. - La alumna china no entiende nada. Lo intenta. Pero solo habla chino y se ayuda del traductor Google del móvil. Cada dos por tres pide que hable a la pantalla y a su vez el móvil va convirtiendo mi voz en caracteres ideográficos que vete tú a saber si se ajusta a la verdad. "Lo siento, lo siento", repite cada minuto. Ayer me tocó ayudarla para pedir cita para el departamento de extranjería de la comisaría. "Ayudar, cita, cita, lo siento, lo siento". Todo el tema español de las citas previas online es un sudoku que ni siquiera los castizos atendemos a la primera. Que si cuantos autobuses hay en la imagen, que si ponga el código que aparece en letras retorcidas en la imagen. Poco a poco fui metiendo los datos, lo cual tampoco resultó sencillo. Primero el nombre de la china, luego un email incomprensible. ¿Para qué día quieres cita? Lo siento, lo siento, respondía. Llevamos cuatro meses y no he conseguido enseñarle nada. Ella, sin emb

De buena mañana. 27 de enero. Historial de un virus.

Imagen
  (De buena mañana) Historial de un virus. - Nunca usé Twitter. Ahora X. Pereza y miedo. La primera la produce el hecho de tener que salir a airear tu bilis, tus filias y fobias a un balcón sin saber el paisanaje que anda a esas horas por la calle. Sales, gritas y te escucha un paseante con un perro o, por arte de magia, te responden miles. Y la bobada que has dicho se extiende como un virus. Y ahí está el miedo igualmente. No tengo, por tanto, un X personal pero sí uno asociado a alguno de los proyectos que llevo. Generalmente digo cosas asociadas a ese tema y me ¿leen? 30, 60. Como salir al balcón de la plaza un domingo por la mañana. El otro día, en cuanto me enteré de la salida fulminante de Fernando Savater, se me ocurrió escribir un mensaje, o como se llame, en X. A los cinco minutos ya tenía 15 comentarios y lo habían leído 500. Al día siguiente eran casi quince mil, mucho más que la marcha de los diez mil de Jenofonte. Y, por supuesto, mensajes, muchos mensajes, y no de cariño:

De buena mañana. 21 de enero. Graffiti.

Imagen
  (De buena mañana) Graffiti - Camino todas las tardes hacia el trabajo por una calle solitaria. Desnuda en todos los sentidos. Unos edificios abandonados y una larga pared emborronada, horror vacui, con eso que de manera intencionada han dado por llamar graffiti (grafito en castellano): le asignas un extranjerismo a algo para darle cierto glamour marginal. Se elige una pared desnuda o abandonada y se le da sin miedo brochazos o pasadas con spray. Después, viene la sociología urbana. Nuestro Bronx. Nuestro East End. Nuestra Comasina. La calle es más solitaria cuando vuelvo de noche. Son las calles más seguras. No hay atracador que aguante la intemperie. A la ida me cruzo con las mismas personas. Y ellas conmigo. No sé qué pensarán de mi. Yo simplemente catalogo lo que veo. - Un joven atleta ha tomado la calle desértica como pista de entrenamientos. A lo largo de la acera dispone conos, unos obstáculos. Cuando paso está haciendo siempre el calentamiento. Nunca lo veo realizar los ejerci

CAMBIOS

 ATENCIÓN:  a partir de ahora estas páginas cambian de denominación. https://davidferrerdiario.blogspot.com Añádelo a tus favoritos o accede desde la web  

De buena mañana. Caminos. De ida o de vuelta. 14 de enero de 2024

Imagen
  De buena mañana) Caminos. De ida o de vuelta. - La historia de la música está llena de canciones de ida y vuelta, de recorridos. En definitiva, es la metáfora más recurrente para la vida. Esto es un camino, una carretera, una travesía. A veces se hacen caminos de ida y vuelta mientras que, como en otras, como el manido verso de Machado, "se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar". Algo así pensábamos el pasado lunes F. Romera y yo mientras recorríamos las solitarias carreteras abulenses y segovianas hacia nuestro destino de La Nava de la Asunción, la morada, el punto final de Jaime Gil de Biedma. Era la primera vez que el amigo F. Ruiz de Pablos no nos acompañaba en la parte trasera del coche pero esta ausencia, lejos de invitarnos al silencio, nos llevó a recordar tantas otras travesías en otras tantas jornadas de enero con el mismo motivo y el mismo destino. Solo que ahora él ya no estaba allí con sus chascarrillos, su ironía, sus expresiones de fastidio. Ya en el

Club Diógenes. Artículo de El Diario de Ávila. 10 de enero. Blackface

Imagen
 Este artículo ha aparecido en la columna Club Diógenes de El Diario de Ávila. Para leer ir la enlace: Blackface

De buena mañana. Y de mala leche. 28 de diciembre

Imagen
  (De buena mañana) Y de mala leche. El Ayuntamiento de Ávila no es inocente. Pero es muy fresco. Resulta que cada año el Ayuntamiento de Ávila se dirige a una serie de personas en calidad de especialistas, supongo, para fallar unos premios de talento joven. Yo llevo ya participando como jurado al menos siete años. No espero que me paguen, aunque quitas tiempo a otras actividades para leer decenas de poemas, relatos y micorrelatos de gente joven. Aunque yo siempre he creído que cualquier actividad debe ser pagada. ¿Acaso un concejal va gratis a una comisión? Sigamos la secuencia: te mandan unos archivos con los participantes. Vas leyendo, seleccionando, expurgando. Lo cual lleva su tiempo. Y en el plazo estipulado envías tu veredicto. Esto ocurre siempre en diciembre, que no es precisamente un mes ligero de actividades y compromisos. A partir de ahí, se acabó la inocencia de los premios al talento joven. Se acabó la inocencia pero no la frescura, porque hay que ser muy frescos para hac

De buena mañana. 27 de diciembre. Balance

Imagen
  (De buena mañana) Balance - Quienes nos dedicamos a la enseñanza, empezamos los años en septiembre. Estos balances que se publican generosamente cuando llega la Nochevieja tienen siempre algo de impostados. Nunca leo en nadie verdades, como podrían ser estas: - Este año no he leído nada, menos que nunca. - Ha sido un año en el que no he viajado. - He ganado menos dinero. - He tenido menos relaciones que el portero de Santa Marta, la residencia del papa. - La relación con mi esposa y con mis hijos es un asco. - He hecho cuatro maratones, tres medias y doce carreras de 10. Y además he subido tres montañas. - Me he aburrido como una mona, lo cual no es cierto tampoco, pues las monas parecen muy divertidas. - He perdido el tiempo en no sé cuántas series que me dijeron que eran lo más del momento. - He dejado a medias ese gran libro del año. Etc etc. Los balances que se leen son, por el contrario, abrumadores: Instagram se llena de fotos de viajes, puestas de sol en Thailandia y Marrakec

Club Diógenes. Artículo de El Diario de Ávila. 27 de diciembre. Pasada la nochebuena.

Imagen
 Columna de David Ferrer en la sección Club Diógenes de El Diario de Ávila Leer aquí

De buena mañana. 21 de diciembre. La siesta.

Imagen
  (De buena mañana) La siesta - Hace un año o así me pidieron un artículo sobre Sevilla. Cuando lo estaba escribiendo, me venían a la cabeza todo el rato unos versos hermosísimos que Antonio Burgos escribió para la Habanera de Sevilla de Carlos Cano: Se calla el pianillo, tras los visillos suena el piano, qué dulce lo toca ahora la novia del embarcado. Las mecedoras bailan sus habaneras, con su son de caoba, manigua y ron, y se abre el balcón, suspira el pregón., ay, barrio del Baratillo, tiene color de Murillo la siesta triste de aquel salón... ¡Qué manera tan precisa de describir una siesta de Sevilla! Y no solo en esa. Menos conocida es la delicada "Coplas de seises". Antonio Burgos tenía la capacidad de retratar una ciudad con una personificación en un par de versos: "En las tardes de junio, que Dios a cuerpo se echa a la calle, ya se ha puesto Sevilla la zapatilla blanca de baile". No es igual la Sevilla de la primavera, que la de diciembre. Muchas veces me he